¡A los activos también le dan ganas de ser pasivos!

800x200portada-men-x-392

Por Staff MEN X

Por más activo que seas y digas que un pene nunca estará entre tus nalgas, en el fondo “tú y yo” sabemos que a veces piensas, hasta fantaseas, en ello.

Heterosexual, gay o bisexual, siempre andamos pensando en sexo, pero sobre todo en probar cosas nuevas.

Siempre nos han inculcado que el hombre “debe ser quien mantenga la familia, quien lleva el sustento a la casa, que nunca debe salir una lagrima de nuestros y que si eres gay debes ser quien clava”… ¡Perdón!  😡

Para bien nuestro la mayoría de hombres hoy no piensan así, el cambio de mentalidad ha sido algo positivo para la sociedad; en cuanto a las relaciones gais, también se viene fortaleciendo un gran cambio. El cual, ser el sumiso ya no es una ofensa y millones de hombres lo dicen con la cabeza en alto: “Soy pasivo”.

giphy-18

Por eso aquí en MEN X andamos rompiendo tabúes, y sabemos que todos esos chicos que se identifican como activos, al enfrentarse a un pene más hermoso y apetecible que el suyo, se le pasa por la cabeza la idea de intentarlo… “Esto me recuerda a un gif de Manhunt”.

manhunt-027

¿Pero qué hace que un activo nunca pruebe lo placentero de tener un pene detrás?

El miedo no es, porque a la hora de la verdad, nosotros los gais tenemos más valentía que los heteros.

Lo que le impide a un activo probar sexo anal, es la creencia de la perdida de su masculinidad. Al pensar que los hombres sumisos deben ser afeminados o que se sienten menos que los dominantes; esto es una falsedad total.

Pues bien, existen casos donde uno, al ver una pareja donde ambos hombres son bien masculinos, le entra la duda de cuál es el rol que juega cada uno en la cama.

giphy-19

Y es en estos casos donde se responde a esa creencia, de perder la masculinidad al ser pasivo.

¿Qué hacer para despejar dudas?

Experimentar es la solución, eso sí, manteniendo todo en secreto. ¡Qué tus amigos no se enteren para que no sientas presión alguna!

Hay dos maneras de experimentar:

La primera:

Comprando un dildo o consolador vía Internet o en un lugar lejos de donde vives.

Así, en tus momentos de intimidad, dejas aflorar esa fantasía que tienes y ver si te resulta grato el tener un pene dentro del trasero o sería una pérdida de tiempo total.

giphy-20

La segunda:

Gracias a los dioses existen las apps.

Puedes charlar con otro chico activo tu duda. Luego de que entres en confianza y veas que el perfil con quien chateas es verídico, le tiras el lance comentándole que te gustaría experimentar con él.

Eso sí, hay que dejar todo claro desde un principio. Lo único que buscas es alguien con quien despejar tus dudas en la cama, luego de eso… “ni te vi, ni te conozco”.

Ojalá este hombre viva lejos de tu casa, para evitar más tarde, tropiezos que sean de mal gusto.

giphy-21giphy

¡Esperamos que estos consejos te ayuden!

¡Estamos en FacebookTwitter, Instagram y en Google + … Síguenos! Y no te olvides de dejar tu opinión, aquí en los comentarios!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s